El paso del tiempo y la fatiga del ritmo diario dejan huellas en tu rostro difíciles de borrar. Arrugas, deshidratación, hinchazón, falta de luminosidad y firmeza, son algunos “problemas estéticos” que se manifiestan aún con más fuerza en zonas sensibles y visibles como contorno de los ojos.

Esta zona que comprende el párpado superior y el infer...

El paso del tiempo y la fatiga del ritmo diario dejan huellas en tu rostro difíciles de borrar. Arrugas, deshidratación, hinchazón, falta de luminosidad y firmeza, son algunos “problemas estéticos” que se manifiestan aún con más fuerza en zonas sensibles y visibles como contorno de los ojos.

Esta zona que comprende el párpado superior y el inferior es una de las más vulnerables del rostro ya que el grosor de la piel es más fino que en el resto de la cara y está sometida a una actividad frenética y constante. Parpadeos (¡más de 10.000 al día), expresiones, guiños, son gestos prácticamente inconscientes que día tras día van marcando el contorno de los ojos y favoreciendo la aparición de evidentes signos de envejecimiento.

La zona orbicular carece prácticamente de músculos que la sostienen y de glándulas sudoríparas y sebáceas que le aporten la hidratación necesaria para prevenir la formación de arrugas. Además, el número de receptores hormonales y capilares que contiene es mínimo por lo que la síntesis de colágeno y los procesos de reparación cutánea se realizan más lentamente y favorecen la acumulación de toxinas y grasas.

Más

☞ Contorno de ojos  No hay productos en esta categoría.